martes, 18 de mayo de 2010

Capitulo 6_ Presencia


En sueños nos muestra su cara, en sueños nos dirige a la verdad, la musa de la piedad nos muestra su camino, y nosotros oímos...escuchamos sus sonidos susurrantes, deleitamos las palabras que de su boca se expresan sin perder atención.


Es como un rapto sin sentido, te sientes fuera de tu cuerpo, su esencia es invisible a nuestro rango...dijo. Pero en su mundo no hay desilusiones, no se respira la amargura, el miedo. En su mundo solo vive una forma de amor incondicional a todo. De todas las veces, solo unas pocas muestra su cara, otras es una difuminante figura que parece suspendida en un velo. Su presencia nos reconforta, su calidez, su aspecto... es muy difícil de expresar. Pero sobre todo en su mundo, la música es difícil de olvidar. -No hay escalas, no hay tiempo, solo música- nos dijo una vez, -vendré a ustedes en nombre de la verdad, por mi piedad vendré a ustedes, por todos ustedes. Vendré a ustedes, en sueños-.

martes, 23 de febrero de 2010

Interludio. El pasado de un presente, para mi futuro ( Hernan )

Nuestra imagen sobre nosotros, aquello que inunda nuestras mentes al abrir los ojos en la mañana, mi historia, mi sentido, mi rumbo. La realidad vista desde mis ojos queriendo hacerse realidad, un comienzo de viejos proyectos, y un proyecto de viejos comienzos, el pie para un futuro porvenir.
Dicen que la motivación del hombre se reduce a dos conceptos básicos, conocer el mundo...y mostrar ese mundo a los demás. Este es mi mundo, este mi sueño, mi pasión arde por quedar en tu retina, en tus oídos, en tu corazón. Mi propia pagina, mis proyectos, mi disco, todo esto inunda mi mente hace demasiadas mañanas... pero nunca es tarde para ver quien soy

Hernan Hubert www.hernanhubert.com

martes, 19 de enero de 2010

Capitulo 4_Un primer paso

La musa enseña sus artes ante corazones desnudos, la musa inspira al desacato de una emoción, transpira fulgor en la esperanza del bardo. La quema de cerebros, el incienso del espíritu, la burda ignorancia a través de sus ojos no sera receso de olvido ni perdón.
Aquellos que un sonido antes no encontraron, aquellos que no podían mirarse entre ellos, quienes quisieron ver con sus oídos, tocar con el alma, sentir a través de un instrumento. Tres jóvenes que por suerte o destino, quizás algún divino azar o un suspira de la piedad. Quienes bajo el estandarte de la musa exclamen sentido al nuevo mundo, quienes alegren con sonidos y cautiven con palabras,a quienes su compromiso lleva a dejar el alma y la inspiración, y nunca ceder ante el infortunio del conformismo. Vean en ellos la marca divina, el sello de la musa resplandece en sus manos, en su voz. Ten piedad de quienes no puedan sentir la música en el alma, ten piedad...

Eleison


video

sábado, 5 de diciembre de 2009

Capitulo 3-Vivir el mundo en cada golpe

Edu miraba su televisión recostado en su sillón, los brazos le pesaban, había practicado bastante esta vez. Las cuerdas se sentian en sus dedos todavía. Le gustaba esforzarse al máximo, dar todo en cada ensayo, tocar con sentimiento, que los acordes de la guitarra se sientan en las venas y la pua sea el latir de su corazón. El zapping lo aburrió y decidió dejar el noticiero para ver la hora, se levanto y fue hacia la heladera a buscar una cerveza bien fría, hacia calor y la tarde pegaba con un sol que asomaba amenazante desde la ventana y le sugería tomarse un merecido descanso, volvió a sentarse mientras bebía despacio, se relajo nuevamente e intento despejar su cuerpo y en especial sus oídos, los cuales sentían todavía el sonido frenético del equipo. Presto atención al televisor, una ola de inseguridad era la noticia central de un noticiero que últimamente se valía de penas y sangre para rellenar sus espacios. Dos muertos en un tiroteo, una niña herida de un balazo, un asalto, secuestros, etc, etc. Se sintió abrumado por lo que veía, la calidez del sol, su energía al tocar, su pasión por la guitarra, todo esto parecía no alcanzar en una balanza que empataba con un mundo tan lleno de problemas y gente a la cual estos problemas no son el mundo. Apago la tele y miro la guitarra en una esquina, pensó en eso, en su vida, su música, su elemento. Con la guitarra en sus manos todos los problemas desaparecen, todas las penas se hacen más insignificantes con cada nota, ese mundo si era seguro, si lo llenaba de vida, era su complemento, la llave que daba funcionamiento a una maquina de sonido e ilusiones. Volvió a agarrar la guitarra, apoyo la cerveza a un costado y acaricio el mastil. Mientras pensaba en ese otro mundo, el de afuera, ese que nadie puede controlar, un pensamiento se apuro en su cabeza, ``Ten piedad´´, era mas que un pensamiento, mas que una plegaria, mas que una suplica, mas que un deseo, sus palabras eran necesidad en el, en todos. Mientras se abstraía sintió que sudaba de repente y sin razón aparente, mientras una brisa le acariciaba la nuca se apuro a tomar el vaso, pero al tomar, sintió en la cerveza un gusto metálico que lo hizo escupir en el suelo, se sintió desconcertado, levemente mareado, sin querer presiono el pedal de distorsion, al sonido de este le siguió el de su celular que sonaba con un ringtone estridente, decía el mensaje:- hay ensayo, venite. Una sonriso le movió los labios, de repente sin darse cuenta, noto una energía renovada, sus brazos ya no pesaban, su cuerpo parecía descansado y relajado, pensó en el mensaje, ese era su mundo, esa era su pasión, ten piedad de aquellos que no lo conozcan, guardo la viola, termino la cerveza de un trago y salio a la calle sintiendo que ese día, no su plegaria, no su suplica, ni su necesidad de un cambio, sino aquello que siempre lo acompaño, que siempre lo supo llevar de la mano de sus sentimientos, hoy era distinto. De ahora en mas no mostraría su talento, sino que lo que escucharían todos cuando toque serian sus emociones, su pasión... su mundo.




Capitulo 2-La solidez de un compromiso

Matias descansaba de una tarde de ensayo, el bajo descansaba también a su lado aun encendido, unos loops arriesgados sonaban todavía en su cabeza, pero estos eran como ya dije muy arriesgados, la digitación de sus dedos era buena, pero las notas sin razón se le escapaban de tiempo, había intentado varias veces y por fin decidió dar descanso a su mano izquierda, estiro la mano hacia atrás buscando algo que también lo entretuvo esa tarde, era la letra de una canción que no había podido terminar o en mejor caso darle una solidez necesaria, le fallaba el estribillo, no era suficientemente pegadizo, decidió dejar de lado la idea y agarro su ejemplar de ``Cain´´, busco la pagina mientras reproducía también una canción de dream theater, retomo su lectura en una frase que le había sonado extrañamente familiar, ``Ten piedad´´. Intrigado por el sentimiento dejo su libro al costado de la cama mientras seguía sonando dream a medio volumen, reflexiono unos momentos en la frase tratando de recordar donde la había escuchado, por que le sonaba tan familiar? Una idea surgió de su cabeza, los antiguos cantos cristianos, Bach, Vivaldi, esos que había escuchado y le genero una duda, Que eran esa palabra que siempre culminaban sus obras? - Eleison-, Lo repitió suavemente sin apenas mover los labios, se recostó despacio, la música seguía sonando en un solo de bajo que lo inspiro a levantar el suyo, coloco las manos sobre el instrumento de 4 cuerdas, respiro unos momentos, y las melodías antiguamente truncadas salían ahora con la solidez digna un buen bajista, llegando una décima de segundo antes, anticipando los sonidos, soportando el peso de una estructura y dando la calidez de un sonido firme. Sin darse cuenta una leve transpiración le recorrió la espina y el rostro, un sabor metálico le inundo la boca y lo hizo dejar su ibanez a un lado de la cama, se sintió ansioso, noto que la música ya no sonaba, era raro, mostraba que el disco ya había terminado, era raro, no le pareció que pasaran no mas de quince minutos cuando lo encendió. Se levanto y fue a escupir al baño, al volver a la habitación diviso su teléfono, miro la hora, les había dicho a Hernán y a Edu que iba a pasar a eso de las 7, ya eran las ocho menos cuarto, llegaría tarde, tenia que mostrarles unas ideas que había estado sacando, se lavo la cara, agarro el bajo y salio apurado. Otra idea empezaba a surgir mientras estacionaba en la puerta de Hernán, quizás...si Bach hubiera conocido el bajo... no importaba, sentía una energía distinta, unas ganas que antes no encontraba, su alma se había encendido esa tarde, sentía que a partir de ahora no habrían mas obstáculos en su canción.

Capitulo 1-El despertar de una idea

La música, los sonidos, ritmos, melodías hechas desde lo mas profundo del alma, vibraciones que mueven al ser desde lo mas profundo, la conexión con lo divino, el éxtasis del cuerpo y de la mente, todos estos conceptos rondaban en la cabeza de Hernán mientras intentaba encontrar con sabia paciencia un desenlace para una de sus obras, esta en particular lo tenia muy inmiscuido en el tema, le venia sonando en la cabeza desde hacia unos días, el sabia que debía escuchar a su intuición, serle fiel a esa melodía y esas pocas palabras que lo desvelaban cada noche. Sabía que no podía apurarlo a la suerte, tenia una corazonada, y de esas que cada artista tiene en contadas ocasiones, tenia que ser perfecta, tenia que brillar, tenia que darle el sentimiento que merecía. Pero la tarea se estaba volviendo difícil, por más fácil que parecía la idea no terminaba por cerrarle, algo no encuadraba, no lo convencía. Sentado en la casa rodante, los auriculares en el regazo, la PC con protector de pantalla, la criolla en el costado, y, su fiel compañero, detrás de la puerta, quien resoplaba con una paciencia que no podría ser humana. Su cuerpo estaba cansado, había sido una larga jornada, los ojos querían entrecerrarse, pero el, sabiendo conocerse, no dejaría en vano las horas de trabajo, tenia que encontrar eso que le faltaba. Una brisa acariciaba su nuca mientras despacio su cuerpo se rendía al sueño, casi sin poder contenerse, con las fuerzas rendidas, dio lugar a una ultima y leve exclamación antes de rendirse: -ten piedad- y cerro lentamente los ojos. De repente, lo despertó la puerta del trailer golpeando contra el marco, seguido del estridente ladrido de su fiel amigo, despertó de la somnolencia a medio transpirar y levemente agitado, la cabeza le zumbaba sin razón aparente y un gusto metálico en la boca lo hizo salir a escupir, no entendía muy bien que era lo que le pasaba, se relajo unos segundos y volvió a la fijarse en la pantalla, agarro el Mouse, prendió el amplificador, saco la Gibson del estuche, afino de oído, y tímidamente empezaron a asomarse las pautas para un riff, al cual le siguió un boceto de solo muy arriesgado, si, sonaba...coincidía, si! eso era, en esa escala, las melodías lo guiaban a el, el sentimiento era el máximo, eran las notas, el ritmo, era eso que estaba buscando. Esa noche, sin saberlo el, comenzaba la primer piedra en el camino de la banda que tanto había buscado, aun sin darse cuenta el, sin darse cuenta los demás, una encrucijada le dio una nueva oportunidad.




jueves, 3 de diciembre de 2009

Prologo: El nacimiento de la musa

De una luz brillante y pura surgía la musa al despertar del mundo, su piel tan tenue como un río manso relucía en su cuerpo recién nacido, su pelo negro y deslumbrante combinaba a la vez con sus pardos ojos, ojos que perderían a cualquier artista que intente imitarlos en la mejor de sus obras. Su aura, de una combinación de colores, reflejaba el máximo potencial de su especie. Su nombre por designación celestial fue Eleison que en la lengua del latín, significa ``Ten piedad´´.
Y de esa forma surgía al mundo de los hombres la musa de la piedad, su camino por la vida de los mortales conllevaria esfuerzos y grandes momentos, los cuales darían a los mejores artistas la luz en el camino de la grandeza, la ilusión, y la pasión, pasión por aquello que desvela las mas puras emociones. Grandes artistas de todas las épocas devalarían sus dones al mundo con los favores de la musa, grandes obras serian apreciadas a los ojos de los escépticos y estos no podrían negar la mano divina en cada pincelada, cada nota tan perfectamente colocada dentro de grandes obras, cada ladrillo encastrado en magnificos edificaciones que demuestran la grandeza de la humanidad, grandes obras literarias que trascenderian el tiempo. Y así Eleison recorrió el mundo de los hombres.